miércoles, 6 de abril de 2011

ALTERACIONES CROMOSÓMICAS

Muchas veces ocurren cambios que se denominan alteraciones o aberraciones cromosómicas y que, según afecten el número o la estructura de los cromosomas, se clasifican como alteraciones numéricas o alteraciones estructurales, respectivamente. También existen otro tipo de alteraciones súbiras e independientes del medio ambiente, a las que se denominan mutaciones, que pueden ser transmitidas a las siguientes generaciones.

ABERRACIONES NUMERICAS




Euploidías

 

Entre los cambios que afectan el número cromosómico pueden distinguirse dos tipos. En primer lugar aquellos cambios que afectan una dotación completa de cromosomas (set haploide) y los organismos que poseen múltiplos del set haploide se denominan euploides. Cuando los organismos euploides tienen un número cromosómico igual a dos, decimos que son diploides y representamos su dotación cromosómica como 2n; cuando la dotación cromosómica es superior a dos, decimos que los organismos son polipoides (triploide: 3n, tetraploide: 4n, pentaploide: 5n, etc).
En otros casos los cambios sólo afectan a uno o a unos pocos pares cromosómicos. En este caso se dice que los organismos son aneuploides tanto porque les sobra algún o algunos cromosomas (hiperdiploides, 2n+x) como porque les falta (hipodiploides, 2n-x).
Las células u organismos con una dotación n de cromosomas se denominan haploides. Generalmente, esto no constituye una aberración cromossómica sino que representa la situación normal. Tal es el caso de las gametas de los organismos diploides o de ciertas castas de abejas y hormigas que son haploides porque proceden de huevos no fecundados.
Los organismos polipoides suelen ser frecuentes entre los vegetales. Los triploides que, en general, provienen de la fecundación de un organismo diploide (2n) con otro tetraploide(4n). El primero produce gametas n y el segundo, gametas 2n, de modo que el cigoto resultante es un triploide 3n. Los triploides son estériles debido a que en su meiosis son tres los cromosomas homólogos que tendrían que aparearse.
Aneuploidías
Entre las aneuploidías, las nulisomías (2n-2) están muy escasamente representadas debido a que, en general, son letales en los organismos diploides normales.





Las monosomías (2n-1) también son generalmente letales. En la especie humana, la única viable es la monosomía para el cromosoma X y da lugar a un síndrome genético llamado síndrome de Turner. Las mujeres con síndrome de Turner tienen ciertos rasgos fenotípicos característicos (talla baja, cuello corto, gónadas rudimentarias, ausencia de menstruación) y son estériles. La frecuencia del síndrome de Turner es de 1 a 2% del total de las concepciones humanas, aunque la mayoría de los embriones se pierde como aborto espontáneo.
Existe una nomenclatura citogenética específica que ncluye algunas consignas básicas: primero se escribe el número cromosómico, seguido por la descripción del par sexual y, a continuación, se indica la alteración cromosómica, si la hubiere. La nomenclatura correspondiente a los complementos cromosómicos normales de la especie humana son 46,XX para el complemento femenino y 46,XY para el masculino. Entonces, cuando una mujer posee síndrome de Turner, su complemento cromosómico se escribe 45,X.




Las trisomías (2n+1) son, en general, más viables que las monosomías. En la especie humana hay varios ejemplos. En primer lugar, están las trisomías autosómicas y, entre ellas, la más frecuente es la trisomía para el cromosoma 21 que da lugar al síndrome de Down. Los individuos afectados con síndrome de Down suelen tener menor coeficiente inelectual, hipotonía, inclinación palpebral mongoloide, protrusión de la lengua, pliegue único en la palma de la mano, dedos cortos y ausencia de la falange media del dedo meñique, cataratas y estrabismo y, a veces, cardiopatías.La frecuencia del síndrome de Down en la población es de aproximadamente 1 cada 800 nacimientos.
La mayoría de los individuos afectados tienen complementos cromosómicos 47,XX,+21 si son mujeres o 47,XY,+21 si son varones. Como vemos, en este caso la nomenclatura nos dice que hay 47 cromosomas, indica el sexo del individuo representado por el par de cromosomas sexuales, y denota la existencia de un cromosoma 21 extra.





Existen otras dos trisomías autosómicas que se presentan al nacimiento en la especie humana. La trisnomía del cromosoma 18 , que da lugar al síndrome de Edwards y la trisnomía del cromosoma 13, que origina el síndrome de Patau. Los niños afectados con estas patologías tienen múltiples malformaciones congénitas y, en general, no sobreviven más allá del año de edad.

Las trisomías también pueden afectar a los cromosomas sexuales. El síndrome triple X ocurre en 1 de cada 1.000 mujeres vivas y estas mujeres son fenotípicamente normales. La nomenclatura para seignar el complemento cromosómico es 47,XXX y nos dice que hay 47 cromosomas y que el cromosoma extra es un cromosoma X. Se ve que, a diferencia de las trisomías autosómicas en las cuales el cromosoma extra se escribe luego del par sexual seguido por una "coma", en las trisomías que involucran a los cromosomas sexuales, se escribe el número cromosómico seguido por una "coma"y por tantos cromosomas sexuales como posea el individuo.

El síndrome de Klinefelter ocurre en 1 de cada 1.000 recién nacidos varones y, en general, se detecta en la pubertad debido a los rasgos fenotípicos característicos: talla alta, brazos y piernas muy largas, valores de testosterona bajos, escaso vello, caderas anchas y distribución de la grasa corporal parecida a la de las mujeres. Estos individuos son estériles y su complemento cromosómico es 47,XXy. Otra combinación, el síndrome XYY, también ocurre en 1 de cada 1.000 varones pero da lugar a individuos fértiles.




El principal mecanismo por el cual se originan las células cneuploides es la no disyunción, que constituye un error en la segregación cromosómica y puede ocurrir tanto en meiosis como en mitosis.
La no disyunción meiótica puede ocurrir tanto en meiosis I como en meiosis II. En el primer caso la falla involucra la no disyunción de los cromosomas homólogos y, en el segundo, la disyunción de las cromátides hermanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada